La articulación subastragalina

La articulación subastragalina (ASA) está formada por la cara inferior del astrágalo y la cara superior del calcáneo.La articulación subastragalina

Para estabilizar la ASA, ésta cuenta con una serie de estructuras ligamentosas muy potentes y bien adaptadas para soportar la carga y las fuerzas que recibe durante la marcha. Los ligamentos más importantes son los siguientes:

  • El ligamento astrágalo-calcáneo, formado por dos bandas y ubicado en el seno del tarso, limita los movimientos de inversión y eversión.
  • El ligamento cervical, que se encarga de limitar la inversión.
  • El ligamento astrágalo-calcáneo posterior, el cual tiene menor funcionalidad en comparación con los dos anteriores.

La articulación subastragalina
Los movimientos que realiza la ASA vienen determinados por un eje común. Este eje es triplanar (lo que permite movimientos en los tres planos) y se dirige oblicuamente desde la parte porterolateral del calcáneo hacia el cuello del astrágalo. Este eje está angulado 42º en el plano transverso y 16º en el plano sagital.

Los movimientos que realiza la ASA son de pronación y de supinación, que a su vez engloban tres componentes distintos cada movimiento y que éstos varían según se explore la ASA en cadena cinética abierta (CCA) o en cadena cinética cerrada (CCC).

En CCA (en descarga), con la supinación de la ASA el calcáneo se invierte, se adduce y se plantarflexiona.

En CCA la pronación de la ASA se acompaña de una eversión, abducción y dorsiflexión del calcáneo. Así se entiende que el astrágalo no se mueva en CCA, por lo que todo el movimiento se observa por un cambio de posición en el resto del pie.

En CCC (en bipedestación) lo que ocurre es que el astrágalo sí que se mueve, por lo que cuando hay movimiento de pronación lo que ocurre es que el calcáneo sólo puede realizar la eversión y el astrágalo se encarga de realizar adducción y plantarflexión. En CCC con el movimiento de supinación el calcáneo realiza un movimiento de inversión, y el astrágalo realiza dorsiflexión y abducción.

Es muy importante destacar que durante la marcha la ASA se encarga de convertir un movimiento en el plano transverso, como es la rotación de la tibia, en movimientos del pie en el plano frontal.

Referente a los grados de movimiento existentes en la ASA, sólo se pueden medir el componente en el plano frontal, es decir la inversión y la eversión, oscilando el movimiento de inversión entre 5º-50º con una media de 20º y el de eversión entre los 5º-26º con un promedio de 10º. Con estos datos se deduce que existe el doble de movimiento de inversión que de eversión. A pesar de estos amplios rangos de movimiento sólo se necesitan de 6º a 12º para el desarrollo de una marcha normal. Estos movimientos se deben explorar también con la ASA neutra, siendo esta posición en la cual la ASA ni prona si supina. Esta posición se encuentra cuando no se palpa la cabeza del astrágalo ni medial ni lateralmente.

En cuanto a su importancia en el desarrollo de la marcha, la ASA tiene la función de adaptación y acomodación de la marcha y del pie a la superficie por la que se camina. Esto lo consigue gracias al movimiento de pronación que convierte al pie en un adaptador a las irregularidades del terreno, ayuda a la absorción del impacto durante la fase del choque de talón. Además con la supinación de la ASA, el pie se convierte en una estructura rígida que ayuda a la fase de despegue o propulsión.

Referente al movimiento que la ASA realiza en las distintas fases de la marcha, se observa que en la fase de contacto o choque de talón la ASA pasa de estar supinada a estar pronada debido a la fuerza de reacción del suelo, además esta pronación ayuda a que la pierna pase de estar en rotación externa a ir hacia la rotación interna, obligando así a la adducción del pie. En la fase de apoyo total la ASA realiza un movimiento de supinación debido a la rotación externa que realiza la pierna. Al llegar a la fase de propulsión la ASA sigue supinando debido a que también persiste la rotación externa de la pierna, hasta llegar a la fase de balanceo, en la cual, como el calcáneo no tiene contacto con el suelo (CCA) la acción del músculo extensor largo de los dedos provoca la pronación de la ASA después del despegue digital, resupinando después por la contracción del músculo tibial anterior y preparándose así para una nueva fase de contacto.

Publicado en la página web:
www.metodopilardominguez.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *