Pie aducto en sedestación

El pie aducto varo

El pie aducto varo es una deformidad en que la mitad anterior de los huesos del pie se desvía en dirección a la línea media del cuerpo provocando pies en rotación interna. Suele presentarse de forma simétrica en ambos pies y presentan una forma de pie parecida a un riñón o un boomerang.

El pie aducto varo presenta un talón en posición neutra moderadamente valguizada con una supinación de las articulaciones de Lisfranc y Chopart disminuyendo el arco externo y aumentando el arco medial o interno. Una característica es la presencia de un pliegue transversal a nivel de escafoides.

El pie aducto se caracteriza por un metatarso aducto varo dando al pie una imagen arriñonada y con la consiguiente perpendicularidad del primer radio respecto al suelo así como su separación de los restantes metatarsianos. Clínicamente, este mayor ángulo de incidencia contra el suelo del primer metatarsiano, denotará un mayor rodete glenoideo así como la traslación de tejido adiposo plantar.

Suele existir un quinto metatarsiano más corto en relación a los demás y según la morfología del pie, es frecuente la presencia de hiperqueratosis plantar a nivel de radios externos. Se suele asociar a antepié varo, metatarso varo y metatarso aducto. Las causas pueden ser posicionales durante la gestación o bien genéticos por antecedentes familiares de pie aducto varo.

Se diagnostica mediante una exploración física. En condiciones normales, la bisectriz del calcáneo, forma un eje que pasa entre segundo y tercer dedo. Si la deformidad es moderada, el eje de la bisectriz se trasladará entre el tercer y cuarto dedo mientras que si la bisectriz pasa entre cuarto y quinto dedo, se considerará una deformación grave. Ante la presencia de un metatarso aducto, debemos descartar displasias de cadera.

En el 80% de casos, dicha patología se resuelve sin necesidad de tratamiento. El otro 20% necesitará una ayuda terapéutica.

Los diversos tratamientos estarán con función de la rigidez o irreductibilidad del pie al intentar posicionarlo de manera correcta. La flexibilidad del pie se valora aduciendo el antepié contra un punto de apoyo situado en la base del quinto metatarsiano.

Dichos tratamiento pueden ser ejercicios fisioterapéuticos de estiramiento, soportes plantares, férulas correctivas, zapatos de horma recta y en casos graves, cirugía ortopédica. Por descontado, los tratamientos a edades tempranas suelen ser más efectivos.

 

El pie aducto varo

Pie aducto bilateral en carga o bipedestación

El pie aducto varo

Pie aducto en carga o bipedestación

El pie aducto varo

Pie aducto en sedestación

El pie aducto varo

Pie aducto en carga

El pie aducto varo

Pie aducto en carga

El pie aducto varo

Pie aducto en carga

El pie aducto varo

Pie aducto en dinámica

El pie aducto varo

Pie aducto en carga

 

El pie aducto varo

Pie aducto en carga

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *