Confección de una férula AFO articulada

Las siglas inglesas AFO corresponden a la traducción de “ortesis de tobillo y pie”.

Una férula AFO o antiequina de termoplástico, tiene varias finalidades en función de las indicaciones médicas aunque su característica principal es evitar la condición de “pie caído”. Esta flacidez de tobillo es provocada por patologías tan dispares como traumatismos de nervios periféricos, diabetes, poliomielitis, esclerosis múltiple, estenosis espinal y accidentes cerebro vasculares entre otros.

La férula AFO aporta estabilidad del pie y del tobillo frente a inestabilidades provocadas por deficiencias ligamentosas u óseas.

Hay varios modelos de férulas AFO, desde modelos rígidos a modelos articulados que permiten el control del movimiento del tobillo en diferentes rangos. Básicamente, se agrupan en AFOs articulares, AFOs de doble acción, AFOs de fuerza de reacción del suelo y AFOs con tobillo fijo a 90º.

Este tipo de férulas permiten una marcha mucho más armónica, reduciendo el gasto energético por parte del paciente.

Se elaboran a 90 grados para mantener correctamente la postura de las extremidades inferiores evitando contracturas del tobillo. La férula AFO con articulación de tobillo se utiliza en casos de valores articulares del tobillo ya que no limita movimientos de éste al poseer dicha férula una articulación.

La férula AFO con articulación de tobillo permite la flexión dorsal y/o plantar del pie, limita la flexión plantar y /o dorsal del pie y realiza una contención medial y lateral.

Para ilustrar este articulo divulgativo se presenta el caso de un paciente con afectación espástica asociada a parálisis cerebral, de ambas extremidades inferiores (diplejia espástica). El paciente, tiene capacidad de marcha autónoma con bastones ingleses y férulas bilaterales compatibles con la vida académica y laboral activa, presentando desviaciones en equino y valgus de tobillo combinadas con supinación del antepié respecto el retropié, y varias alteraciones óseas y cutáneas como consecuencia de las desviaciones mecánicas derivadas de años de apoyo imperfecto y del uso de ortesis de diferentes tipos. En la actualidad, e ilustrando el artículo, mostramos la confección de las ortesis tipo AFO con las articulaciones de tobillo flexibles.

(Todas las fotografías del artículo corresponden a aparatos confeccionados con los mismos moldes, dos aparatos que el paciente lleva en la actualidad más un aparato montado con finalidad didáctica).

El objetivo de las ortesis es la contención de las desviaciones que se producen en las extremidades inferiores debidas a la espasticidad y la alteración arquitectónica de las estructuras óseas durante la marcha.

Para la fabricación de este tipo de ortesis se toman medidas mediante moldes en venda de escayola o fibra, en descarga. La corrección de las deviaciones principales se lleva a cabo durante el proceso procurando no alterar las formas anatómicas del paciente ni forzar posiciones que puedan resultar imposibles de mantener en el aparato acabado. Una vez endurecido el vendaje, se corta con sierra o tijeras obteniendo así el molde en negativo o inverso.

Este modelo negativo se llena de escayola o yeso líquido para hacer el positivo que utilizaremos para la manufactura del aparato. Cuando el yeso líquido ha endurecido, se retiran las vendas de yeso que constituían el molde en negativo obteniendo así, una copia exacta de la extremidad del paciente. El proceso de rectificado de este molde incluye el alisado general, las rebajas específicas por los puntos de presión y el engrosamiento por adición de escayola en las prominencias óseas que correspondan. En el caso presente, una vez rectificado, se añaden los maniquíes de conformado de las articulaciones (“dummies”) alineados entre sí y con el modelo para que quede el espacio de montaje de las articulaciones en el termoplástico.

El termoconformado se lleva a cabo utilizando polipropileno homopolímero de tres o cuatro milímetros de espesor según la resistencia mecánica requerida. Una vez se alcanza la temperatura de conformado en un horno de confección o similar, el plástico se coloca sobre el modelo y se hace el vacío para ajustarlo y evitar la aparición de deformidades y contracciones del polipropileno debidas al enfriamiento no uniforme del material. Importante el uso de un horno con capacidad para la lámina de polipropileno a utilizar y con un calentamiento uniforme del material. Termoformado el termoplástico al molde positivo , debemos esperar el enfriamiento y endurecimiento del polipropileno antes de cortarlo y retirarlo del molde positivo a fin de evitar deformaciones de la férula AFO.

Siguen los procesos mecánicos de pulido y montaje de las articulaciones, acolchados y vallas del aparato para proceder a las pruebas, adaptaciones y acabado final previo a la entrega del aparto al paciente.

En definitiva, para conseguir un resultado óptimo en el tratamiento se debe realizar la férula AFO a medida y manualmente. Esto requerirá de soluciones personalizadas a cada caso valorando las problemáticas propias de cada paciente.

 

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Paciente con afectación espástica, asociada a parálisis cerebral, de ambas extremidades inferiores  (diplejia espástica).

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Obtención del molde negativo.

Confección de una férula AFO articulada

Montaje de la zona articular de la AFO.

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Detalle del montaje de las articulaciones.

 

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Detalle del funcionamiento de las articulaciones.

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Ortesis de tobillo y pie acabada.

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Confección de una férula AFO articulada Confección de una férula AFO articulada

Pruebas en el paciente.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *